El papa Francisco saluda a participantes en su audiencia general en la plaza San Damaso del palacio apostólico en el Vaticano el 30 de junio, 2021. El papa describe que el XVI Sínido Ordinario de Obispos en octubre será un punto dinámico de encuentro que impulsará escuchar al Espíritu Santo en cada nivel de la vida de la Iglesia", según el secretariado general para el Sínodo de Obispos. Foto CNS/Vatican Media
El papa Francisco saluda a participantes en su audiencia general en la plaza San Damaso del palacio apostólico en el Vaticano el 30 de junio, 2021. El papa describe que el XVI Sínido Ordinario de Obispos en octubre será un punto dinámico de encuentro que impulsará escuchar al Espíritu Santo en cada nivel de la vida de la Iglesia", según el secretariado general para el Sínodo de Obispos. Foto CNS/Vatican Media

La Iglesia Católica en los años recientes, particularmente durante el pontificado del papa Francisco, se ha acostumbrado a escuchar la expresión de “la sinodalidad” usada para describir el sentido de la Iglesia del día de hoy. La palabra se derive de dos palabras griegas que hablan del “camino o sendero en común”. La sinodalidad “indica la específica forma de vivir y obrar (modus vivendi et operandi) de la Iglesia Pueblo de Dios que manifiesta y realiza en concreto su ser comunión en el caminar juntos, en el reunirse en asamblea y en el participar activamente de todos sus miembros en su misión evangelizadora (Comisión Teológica Internacional, “Sinodalidad en la Vida y Misión de la Iglesia”, 2 de marzo, 2018).

Los sínodos no son nuevos. El papa san Pablo Vi (1897-1978) formalmente estableció al “Sínodo de Obispos” siguiendo el Segundo Concilio Vaticano (1962-65) como una “institución permanente” en la Iglesia que “por medio del cual los Obispos elegidos de las diversas partes del mundo prestan una ayuda más eficaz al Pastor Supremo de la Iglesia” para proveer información y ofrecer consejos (Pablo VI, carta apostólica motu proprio “Apostolica sollicitudo (Preocupación apostólica)”, 15 de septiembre de 1965). El papa convoca estos sínodos como reuniones “ordinarias” (o sea según un horario establecido) o “extraordinarias” (o sea establecidas para tratar un tema urgente o específico) de obispos designados del mundo con el papa. Y cuando los sínodos no están en sesión, todavía tienen un secretariado u oficina permanente en Roma.

De por su pontificado, el papa Francisco ha expresado el deseo de fortalecer la unidad y hermandad de la gobernación eclesial sobre los asuntos de la fe, los morales y la vida eclesial. Con eso en mente, el papa Francisco elabora sobre su exhortación apostólica “Evangelium Guadiun (La Alegría del Evangelio)” en una constitución apostólica publicada el 15 de septiembre de 2018 que se llama “Episcopalis Communio (Comunión episcopal)” para la “reforma de las estructuras eclesiásticas, promoción de la actividad pastoral en todo el mundo. De esta manera, tales asambleas no se han configurado solamente como un lugar privilegiado de interpretación y recepción del rico magisterio conciliar, sino que han contribuido también a dar un notable impulso al magisterio pontificio posterior… como un instrumento válido de conocimiento recíproco entre los Obispos”.

Durante su pontificado, el papa Francisco ha convocado a los sínodos siguientes:

  1. Sobre “La familia y la beatificación del siervo de Dios Pablo VI (5-19 de octubre de 2014)”

  2. Sobre “La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo (Sínodo ordinario, 4-25 de octubre de 2015)”

  3. Sobre “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional (Sínodo ordinario, 3-18 de octubre de 2018)”

  4. Sobre “La región panamericana de la Iglesia (Sínodo extraordinario, 6-27 de octubre de 2019)”

El 24 de abril de este año, el papa Francisco anunció la convocación del decimosexto sínodo ordinario, programado para el 2022 pero postergado al 2023 debido a la pandemia, con el tema “Sobre una Iglesia sinodal: Comunión, participación y Misión”. Tendrá una estructura programática revisada nuevamente:

El recorrido para la celebración del Sínodo se articulará en tres fases, entre octubre del 2021 y el octubre del 2023, pasando por una fase diocesana y otra continental, que darán vida a dos Instrumentum Laboris (Documentos borradores) distintos, antes de la fase definitiva a nivel de Iglesia Universal.

El Sínodo de los Obispos es el punto de convergencia del dinamismo de escucha recíproca en el Espíritu Santo, conducido a todos los niveles de la Iglesia (Nota del Sínodo de los Obispos, XVI Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, 21 de mayo de 2021).

El XVI sínodo ordinario de obispo comenzará el 10 de octubre, 2021, con una Misa celebrada en la Basílica San Pedro por el papa Francisco. Cada diócesis de por todo el mundo iniciará la fase diocesana del sínodo con una Misa celebrada por el obispo diocesano el 17 de octubre del 2021. En la Diócesis de Trenton, celebraremos esa Misa en la Catedral Santa María de la Asunción en Trenton a las 3pm. La Diócesis aprovechará de la ocasión para también conmemorar su 140 aniversario.

El programa o “camino” de la fase diocesana del sínodo está descrito en la “nota” del secretariado general a que me referí arriba:

Cada obispo nominará un responsable (eventualmente un equipo) diocesano para la consultación sinodal, que pueda fungir como punto de referencia y de contacto con la Conferencia Episcopal y que acompañe la consultación en la Iglesia particular, en todos sus pasos (antes de octubre 2021).

La consultación en las diócesis se desarrollará a través los organismos de participación previstos por el derecho, sin excluir otras modalidades que se juzguen oportunas para que la misma consultación sea real y eficaz. (cfr. Episcopalis Communio, 6).

La consultación del Pueblo de Dios en cada diócesis se concluirá con una Reunión pre-sinodal, que será el momento culminante del discernimiento diocesano.

Después de la clausura de la fase diocesana, cada diócesis enviará sus contribuciones a la Conferencia Episcopal antes de la fecha establecida por la propia Conferencia Episcopal. En las Iglesias orientales las contribuciones serán enviadas a los organismos correspondientes.

Se está preparando para estos elementos de la fase diocesana del sínodo en la Diócesis de Trenton y se anunciará las preparaciones pronto.

Porque haya dos otras fases de este sínodo – la “fase continental” de nivel de la conferencia episcopal (para nosotros es decir la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos) y la “fase universal” en Roma – el XVI Sínodo Ordinario de Obispos no clausurará hasta el octubre del 2023.

Al concluir cada sínodo de obispos, el papa suele publicar una exhortación apostólica que resume las mayores énfasis y conclusiones del sínodo. Con el Colegio de Obispos, se considera estos documentos como para del magisterio ordinario, o sea la autoridad de enseñanza, del papa que todos los fieles deben de creer.

Yo se les pido al clérigo, los religiosos y los fieles laicos de la Diócesis de Trenton orar por la Iglesia mientras ella se prepara para este esfuerzo espiritual importante. Es mi esperanza, como el Obispo de la Diócesis de Trenton, de que todos nosotros participaremos provechosamente en el sínodo y que beneficiaremos de él de nivel diocesano, escuchando unos a los otros mientras compartamos nuestras “historias”, experiencias y esperanzas para la Iglesia en estos tiempos tan emocionantes de la historia. Yo mantendré informada a la Diócesis de los planes mientras sean desarrollados.